El papel pintado amarillo de Perkins Gilman

Si te gustan los thrillers psicológicos, tienes que leer el papel pintado amarillo, de Charlotte Perkins Gilman, una historia de suspenso que toca la depresión post parto y que es muy compleja pero fácil de leer. ¡Imperdible!

el-papel-pintado-amarillo-2
Una mirada de cerca a la depresión post parto

El Papel pintado amarillo: La historia detrás del libro

El Papel pintado amarillo (The Yellow Wallpaper), es una historia corta basada en una experiencia autobiográfica de la autora norteamericana Charlotte Perkins Gilman (1860-1935), quien publicó su obra más célebre en el año de 1892.

Charlotte Perkins contrajo matrimonio con Charles Walter Stetson y tuvieron una hija e inmediatamente después del alumbramiento comenzó a mostrar señales de una depresión postparto.

Preocupados por la salud de la escritora, acudieron a la consulta del doctor Silas Weir Mitchell, un afamado neurólogo de la época que le diagnosticó “agotamiento nervioso” y le recomendó un tratamiento de reposo que implicaba descanso absoluto.

En miras a superar sus trastornos nerviosos, debía alejarse de sus actividades normales, dejar de lado la escritura, la lectura y, en general, realizar la menor cantidad de actividades posibles, reposo físico y mental.

Charlotte siguió las instrucciones de su médico durante meses, sin registrar mejoría alguna en su estado anímico y de salud y de forma contraria, llegando a empeorar hasta el punto de concebir pensamientos suicidas.

Una mañana, la autora decidió que ya había tenido suficiente descanso y que si no se ocupaba en sus tareas y obligaciones se volvería irremediablemente loca, por lo que retomó la escritura y comenzó su proceso de recuperación.

Solo volviendo al trabajo logró recobrarse de su depresión, por lo que tomó la decisión de escribir sus experiencias, con la finalidad de que las mujeres que sufrieran los mismos síntomas no tuvieran que soportar lo mismo que ella.

Así nació el relato de el papel pintado amarillo, una historia difícil y desgarradora acerca de la depresión post parto y el trato desigual hacia las mujeres de la época, en la que una sociedad patriarcal asumía que las mujeres debían ser dirigidas y sometidas a la toma de decisiones de sus familiares masculinos.

El papel pintado amarillo: Resumen del relato

La historia de el papel pintado amarillo está narrada en primera persona, relatada en forma de conversación con el lector, escrita con la sensación que se está leyendo un diario personal, oculto y prohibido.

El relato es narrado por una mujer que, tras manifestar síntomas de trastornos nerviosos, es “aconsejada” por su esposo, quien también es médico de profesión, para que se mantenga aislada en su habitación en descanso físico y mental absoluto.

Cuando la inactividad no le ayuda, la protagonista del relato comienza a obsesionarse con el papel tapiz amarillo deteriorado que hay en la habitación que ocupa durante su “tratamiento”.

En los tres meses que transcurren en su encierro en la casa solariega, donde su esposo y su cuñada (en quien no confía) se encargan de todo, la protagonista nos habla superficialmente de su marido, su bebé recién nacido y sobre la vida social que extraña.

La estructura del relato cambia de ritmo constantemente, dejándonos una sensación de discontinuidad que nos acerca al caos mental por el que atraviesa la protagonista, obligándonos a sentir su desconcierto y su desesperación.

El lector percibe la sensación de estar encerrado con la narradora en el diminuto y claustrofóbico espacio de “reclusión” de esta mujer (cuyo nombre no conoceremos), rodeado del papel amarillo “en el que hay dos ojos bulbosos que te observan del revés”.

Poco a poco, el lector pasa a ser testigo de la pérdida gradual de la identidad de la narradora, que comienza a experimentar visiones de mujeres atrapadas en el papel tapiz.

el-papel-pintado-amarillo-3

Charlotte Perkins Gilman: Una mujer adelantada a su época

La autora de el papel pintado amarillo, Charlotte Perkins Gilman, fue una mujer extraordinariamente adelantada a su época, independiente y segura de sí misma, lo que le ayudó a superar su depresión y tomar las mejores decisiones para su vida.

La escritora fue siempre una firme defensora de los derechos civiles de las mujeres y en su obra refleja sus fuertes convicciones contrarias a la dominación masculina de la sociedad patriarcal que imperaba en los Estados Unidos.

En 1888, Charlotte decidió divorciarse de su esposo y mudarse a California con su hija para continuar cultivando su carrera literaria y dedicarse de lleno a la gran pasión de su vida, escribir.

Charlotte nació en Hartford, Connecticut, el 03 de julio de 1860 y su obra se compone de relatos, novelas, poesía, ensayos, también se destacó como conferencista y editora de un semanal literario “The Impress”.

En 1934, después de la muerte de su segundo esposo, Houghton Gilman, a Charlotte la diagnosticaron con un cáncer de mama, ya en etapa incurable, por lo que decide mudarse a Pasadena con su hija y nietos.

Como firme defensora de la eutanasia para enfermos terminales, Charlotte decidió terminar su vida con una sobredosis de cloroformo, el 17 de agosto de 1935 y en su nota suicida dijo lo siguiente:

Cuando toda la utilidad ha terminado, cuando uno tiene la certeza de una muerte inminente e ineludible, es el más simple de los derechos humanos elegir una muerte fácil y rápida, en lugar de una muerte lenta y horrible”.

Si te ha gustado el contenido de este artículo, tal vez te interese conocer acerca del resumen del juego de Ender, de Orson Scott Card, por lo que te invitamos a leer este interesante post.

La obra literaria de Charlotte Perkins Gilman y el papel pintado amarillo

Durante el transcurso de su vida, Charlotte Perkins Gilman dejó tras de sí una prolífica obra en diferentes estilos literarios como la poesía, narrativa, ensayos, cuentos y relatos cortos, libros, revistas y mucho más.

El estilo de escritura de esta autora, generalmente, es comparado con la obra de Edgar Allan Poe, pues cabalga sus obras entre los géneros de lo fantástico y el terror.

Su utopía Herland (1915) es considerada la obra precursora de la ciencia ficción feminista, por lo que se ha asegurado un sitio de honor entre las escritoras norteamericanas con impacto mundial.

Su estilo de narración se basa en la contraposición de lo real y lo irreal, la fantasía y la racionalidad, lo lógico y lo ilógico, con unos personajes muy complejos y una imaginación muy vívida, que arrastra al lector hacia su mundo particular.

Es imposible acceder a la obra de Charlotte Perkins Gilman sin aceptar su “invitación” a visitar sus espacios, a experimentar sus emociones y a transitar sus recorridos.

  • El papel pintado amarillo. Relato (1892).
  • En este, nuestro mundo. Poesía (1893).
  • Semanario literario The Impress. Editora y Escritora de ensayos (194-1895).
  • Las mujeres y la economía. Tratado (1898).
  • El hogar: Es trabajo e influencia. Tratado (1903).
  • Revista The Forerunner. Editora y Escritora de ensayos (1909-1916).
  • El País de ellas. Novela (1909).
  • Lo que Diantha hizo. Novela (1910).
  • La Cruz (Novela (1911).
  • Relato (1911).
  • Moviendo la montaña. Relato (1911).
  • Benigna Machiavelli. Novela (1912).
  • Si yo fuera un hombre y otros relatos. Relatos (1914).
  • Dellas: Un mundo femenino. Relato. (1915)
  • Herland (Matriarcadia). Utopía (1915).
  • La religión del hombre y de la mujer. Tratado (1922).
  • La vida de Charlotte Perkins Gilman. Autobiografía (1925).
  • Sin castigo. Novela de publicación póstuma (1997).

Si te ha gustado el contenido de este artículo, tal vez te interese conocer acerca del reumen del libro Marina, de Carlos Ruiz Zafón, por lo que te invitamos a leer este interesante post.

El legado de Charlotte Perkins Gilman

Después de la publicación original de el papel pintado amarillo, en la revista New England en el año 1892, un médico de Boston dijo que “este relato no debería haberse escrito, pues solo con leerlo podría volver loco a cualquiera”.

El impacto social ocasionado por el corto relato de Charlotte Perkins Gilman, dio pie al surgimiento de un movimiento dentro de los profesionales de la medicina que modificaron la manera de tratamiento de los casos de enfermedades de origen nervioso.

El papel pintado amarillo se ha convertido en una corta joya literaria que ha resistido el paso del tiempo y la modernidad, manteniéndose vigente a través de las décadas transcurridas desde su publicación.

La obra, de una manera muy sencilla, nos regala una mirada aguda a la institución del matrimonio y el patriarcado que imperaban en una época en que las mujeres aún no tenían derecho al voto y gozaban de muy pocos derechos civiles.

En sus párrafos nos encontramos con frases inteligentemente hilvanadas, pero desgarradoras en su esencia por las verdades tan tristes que ilustran:

  • “John se ríe de mí, claro, pero eso es algo que una ya espera cuando se casa”.
  • “John no sabe lo que sufro; solo sabe que no hay motivo para que sufra, y con eso se da por satisfecho”.
  • “No sé por qué escribo esto. No quiero. No me siento capaz. Y sé que John consideraría que es absurdo. Pero de algún modo tendré que decir lo que siento y lo que opino; ¡supone un alivio tan grande!”.

El papel pintado amarillo y la vida escandalosa de Charlotte Perkins Gilman

Si bien es muy notorio que Charlotte Perkins Gilman fue una mujer de ideas muy avanzadas para su época, es igualmente notorio que su estilo de vida y algunas de sus decisiones causaron revuelo y escándalo en la sociedad americana de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Infancia atípica

Después del abandono del padre, Charlotte, su madre y su hermano vivieron como nómadas de ciudad en ciudad, mientras la madre iba de trabajo en trabajo para poder mantener a los hijos mientras luchaba con sus propios demonios.

En muchas oportunidades tuvieron que alojarse temporalmente en casas de familiares pues no tenían donde vivir, lo que ocasionó que Charlotte se volcara en el hábito de la lectura y cultivara su introspección.

Adolescencia intranquila

Durante sus años de adolescencia Charlotte fue muy criticada por mantener amistades casI exclusivamente femeninas y se le atribuye una fuerte relación romántica con Martha Luther.

En su autobiografía, refirió su relación en los siguientes términos: “…estábamos muy unidas la una con la otra, cada vez más felices juntas, a lo largo de cuatro de esos intensos años de juventud. Ella era la persona más cercana y querida que había tenido hasta ese momento. Era amor, pero no sexo. Con Martha conocí la felicidad perfecta…No solo nos apreciábamos mucho, sino que nos divertíamos deliciosamente juntas…”

El Divorcio

En 1894, Charlotte decidió divorciarse de su primer esposo Charles Walter Stetson, un artista con quien había contraído matrimonio en 1884 y con quien tuvo a su única hija, Katherine en 1885.

Un divorcio era un paso impensable para las damas de la época, pero Charlotte se empeñó en que mantenerse separada definitivamente de su esposo era vital para la preservación de su salud mental.

Charlotte nunca se sintió inclinada en forma natural hacia el matrimonio, la maternidad, la familia o la vida doméstica y lo que precipitó su decisión de casarse, fue el desengaño que le produjo el intempestivo matrimonio de Martha en 1881.

La familia extendida

En 1894, Charlotte envió a su hija Katherine a vivir con su padre y su nueva esposa (Grace Channing), quien también era su amiga, lo que le ganó la etiqueta de “madre desnaturalizada y mujer divorciada”, que ocasionó el cierre de su publicación semanal literaria “The Impress” (1894-1895).

En sus memorias, Charlotte comentaría que “la segunda madre de Katherine era tan buena como la primera, mejor en más de un sentido”, y se mantuvo siempre muy cercana a la pareja y a su hija, conformando una familia muy poco convencional para la época.

Su Activismo Social

En la época en que las llamadas despectivamente “sufragistas” eran vetadas de la sociedad amable americana, Charlotte Perkins Gilman se mantuvo permanentemente activa en pro de los derechos de las mujeres durante toda su vida.

Se involucró activamente en diferentes organizaciones feministas y reformistas, como la Pacific Coast Woman’s Association, la Woman’s Alliance, el Economic Club, la Ebell Society, la Parents Asociation y el State Council for Women. Si quieres saber mucho más acerca de el papel pintado amarillo, no dejes de ver el siguiente video.

(Visited 36 times, 1 visits today)

Deja un comentario