En el momento del parpadeo de Walter Murch

En el momento del parpadeo es un resumen perfecto del estilo de edición desarrollado por el gran Walter Murch en las obras de cineastas del calibre de Francis Ford Coppola, George Lucas y Anthony Minghella. Descubramos juntos su contenido.

en-el-momento-del-parpadeo-1
Un libro que ha sido la Biblia de la edición cinematográfica para muchos jóvenes creadores.

Walter Murch, planificación reflexiva e innovación

En el momento del parpadeo puede ser considerado como el fruto analítico maduro de una larga trayectoria en el campo de la edición cinematográfica. Walter Murch, hijo de un célebre pintor de realismo abstracto, hizo también de las imágenes la base de su existencia. Pero las imágenes acompañadas de sonido serían las que lo fascinarían: desde muy temprano cientos de grabaciones de sonidos peculiares, registrados y remezclados según su curiosidad, adornaban su habitación.

Murch pronto llevaría ese impulso natural por el reordenamiento artístico de material precioso al ámbito profesional, primero en la librería musical y luego en la radio, donde sería parcialmente responsable de la difusión de la gran oleada de música folk en las universidades americanas. Pero lo más determinante que ocurrió en su estancia universitaria fueron sus primeros contactos con algunos de los futuros cineastas de la American New Wave: George Lucas, John Milius y, sobre todo, Francis Ford Coppola.

Con Coppola, Murch desarrollaría su trabajo más memorable, tanto en las tres entregas de El Padrino, como en The Conversation y Apocalypse Now. Este último film lo catapultó a la historia eterna del cine clásico, otorgándole además su primer Oscar por mejor Edición de Sonido. Más de quince años después, la colaboración con Anthony Minghella en The English Patient le daría un histórico doble Oscar, por Mejor Edición y Mejor Edición de Sonido.

Esta última película le permitiría además ser el editor que representó la transición clara de la edición analógica tradicional a la edición digital, apenas practicada y vista con desconfianza en su momento. Su utilización triunfante en el film, por la necesidad de Murch de editar a distancia desde casa durante el proyecto, marcó el fin de una era y el comienzo de otra.

En el momento del parpadeo, minuciosidad y corazón

Murch publicó En el momento del parpadeo apenas un año antes (1995) del histórico doble Oscar digital por The English Patient. Una de sus principales reflexiones radica precisamente en el nuevo universo de trabajo abierto por la tecnología de edición digital.

Murch expone con presteza los inmensos beneficios de este nuevo montaje, en términos de menor costo, equipo más reducido,  acceso sencillo al material, proceso de mezcla simplificado entre efectos artificiales de electrónica y sonido real, por no mencionar la velocidad.

Pero también el maestro de la edición es capaz de señalar su preocupación respecto a la nueva actitud creada en los profesionales por la herramienta innovadora. Si el material con el que se trabaja resulta virtualmente inagotable y los errores se pagan barato con nuevos intentos, existe una menor dedicación a la planificación del montaje, lo cual puede redundar incluso en una película deficiente, aún siendo articulada mediante el mayor lujo futurista del mundo.

Tan sólo en esta reflexión queda patente cuál ha sido el centro del hacer de Murch durante cerca de cincuenta años de trayectoria. No se trata para el neoyorquino de seguir perspectivas rígidas de soporte narrativo montadas sobre el eje visual o la continuidad, sino de identificar primero la emoción que se intenta generar a través de la consecución de dos planos seguidos.

 

en-el-momento-del-parpadeo-2
Murch siempre trabaja de pie, comparando su labor con la de directores musicales, cocineros de comida rápida o neurocirujanos. El proceso editorial le exige esta postura. Pero para escribir creativamente, necesita hacerlo acostado.

Murch sabe que el espectador capta los mensajes de edición aunque sea en un nivel inconsciente y visceral. Por tanto, el trabajo de montaje tiene un componente primeramente de guía psicológica para el receptor, antes que simplemente técnico. Se trata de un hilo de sentido no verbal más que un simple empalme de imágenes más o menos sensato.

El trabajo para lograr una guía funcional en este sentido puede ser arduo. El mejor ejemplo que podría encontrar Murch es su propio trabajo en Apocalypse Now, una labor de edición descomunal que significó el procesamiento de cerca de 230 horas de material rodado para lograr los 153 minutos finales. Michelangelo defendió una vez que esculpir una estatua era desnudar el bloque de todo lo que no fuera estatua. El maestro editor remite a la misma imagen, de quitar los malos trozos para dejar sólo el film deslumbrante.

En última instancia, lo que identifica el éxito del editor consumado es su capacidad para captar el ritmo del parpadeo inconsciente del ojo, de ahí el título que nos ocupa. Cuando nuestro curso de pensamiento varía, de un lugar a otro, de una idea a otra distinta, se produce un parpadeo implícito en nuestra secuencia mental.

La edición cinematográfica hace mímica y acompaña este proceso, haciendo que el espectador siga mentalmente una historia exactamente como los creadores de la cinta quieren que la siga. Todo mediante la magia del montaje bien armado.

Este no sería el único libro donde Murch expondría su sabiduría con respecto a la edición cinematográfica. Siete años después, Michael Ondaatje, autor de la novela original en la cual se basó The English Patient, desarrolló una serie de conversaciones con Murch donde este ahondaba en su arte inigualable de acuerdo a la experiencia adquirida desde aquel rodaje con Minghella. The Conversations (2002) es también una lectura obligada para quien le interese el mundo del gran montaje cinematográfico.

En este excelente vídeo se nos describe de forma dinámica para entender el estilo de Walter Murch, uniendo entrevistas, anécdotas y fragmentos de sus películas.

Hasta aquí nuestro artículo sobre En el momento del parpadeo de Walter Murch. Si has disfrutado de este texto, quizá te interese este otro escrito de nuestra web dedicado a El nombre de la rosa, una compleja novela que también vivió un proceso exigente de adaptación al cine. ¡Sigue el link!

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario