Libro El manantial: Argumento, personajes y más.

El libro El manantial resume la lucha de Howard Roark contra el sistema social de los años 30. Básicamente, a través de esta obra vemos cómo se genera un interesante debate entre el individualismo y lo tradicional. Sigue leyendo para conocer todos los detalles.

libro-el-manantial-1
El manantial, una obra sobre el convencionalismo y la arquitectura moderna.

Libro El manantial

El libro El manantial constituye la primera obra que catapultó hacia el éxito a su autora, Ayn Rand, en 1943. Se trata de una historia que se ubica entre lo dramático y lo filosófico, donde se tratan aspectos relacionados, principalmente, con el ego y el espíritu humano.

Rand desarrolla la narrativa del libro El manantial en el mundo de la arquitectura, el cual le es completamente desconocido cuando ella comienza a escribir la novela en el año 1936. Por lo cual, la autora ve en la necesidad de ejecutar un extenso trabajo de investigación sobre el tema.

Al respecto, se tiene que Rand realiza múltiples lecturas sobre biografías y libros de arquitectura, gracias a las cuales logra desarrollar la trama y los personajes de forma exitosa. De hecho, el libro El manantial muestra diversos arquetipos del carácter humano, cada uno con variados matices de personalidad.

De esta forma, durante el desarrollo del libro El manantial se observan personajes que van desde aquel que es considerado el hombre ideal hasta llegar al mediocre. El primero es una persona íntegra y de sólidos principios, mientras que el segundo es capaz de traicionar a las personas que se encuentran a su alrededor, incluso a sí mismo, con tal de alcanzar el éxito.

En términos generales, el libro El manantial es una novela que ha causado gran polémica, pues es común encontrar tanto comentarios a favor como en contra. Algunos de sus detractores argumentan que el estilo del libro es vulgar y ofensivo, mientras que otros especialistas afirman que posee una escritura brillante.

Esos son algunos de los motivos por los cuales el libro tardó tanto tiempo en publicarse. Al respecto, en el siguiente vídeo, podemos ver la entrevista que le realizaron a la misma Ayn Rad.

Por otra parte, hay quienes consideran el libro El manantial como el inicio del movimiento libertario de Estados Unidos. Adicionalmente, otros opinan que la novela es un icono dentro de la literatura moderna del país y Howard Roark, el protagonista, es una importante fuente de inspiración dentro de dicho género.

Personajes principales

Tal y como hemos mencionado, el libro El manantial plantea un debate entre el individualismo y la tradición, así como también entre la integridad personal y la falta de principios sólidos. Lo que justifica la existencia de variados personajes, entre los cuales se mencionan los siguientes:

Howard Roark

Es el personaje principal del libro El manantial, quien en 1922 es expulsado de la escuela de arquitectura por negarse a abandonar su visión artística y personal. Es independiente, único y de gran espíritu, capaz de luchar por cuenta propia contra los convencionalismos sociales y las ideas preconcebidas.

Durante el desarrollo del libro El manantial, Roark lucha además contra otras personas que intentan obstaculizar su progreso ante la arquitectura moderna y racional. Sin embargo, también se relaciona con individuos que apoyan su estilo original.

El pensamiento de Roark se centra en la necesidad de construir edificaciones prácticas, eficaces, eficientes y, por sobre todo, equilibradas entre lo bello y lo objetivo. En definitiva, el joven arquitecto está en contra de seguir la tradición histórica en menoscabo de la idea central del diseño y de la libre expresión del alma de los edificios.

libro-el-manantial-2

Los principios de Roark

De esta forma, Roark, firme con sus principios, decide instalarse en Nueva York con la finalidad de trabajar para uno de los arquitectos que lo inspiran: Henry Cameron. Desde un principio ambos trabajan a la par, dejando en cada obra su sello personal, sin embargo, muy pocas veces su labor es reconocida.

En algún momento, luego del retiro de Cameron, Roark comienza a trabajar con Peater Keating, un arquitecto graduado con altas calificaciones, pero sin ningún tipo de principios. Esta relación laboral dura poco tiempo, pues el protagonista del libro El manantial es despedido por uno de los socios de la empresa, quien lo considera un insubordinado.

Sin embargo, Roark no se doblega y sigue fiel a su convicción. Por lo cual decide trabajar de manera individual y abre su propia oficina de proyectos arquitectónicos, la cual debe cerrar luego por falta de clientes.

Posteriormente, el arquitecto comienza a trabajar en una cantera de granito, época en la que conoce a Dominique Françon, hija del dueño de la cantera. La historia con ella se entrelaza rápidamente, tornándose violentamente sexual, hasta que Roark la abandona sin ningún aviso.

El primer juicio

Luego del particular encuentro con Dominique, Roark se devuelve a Nueva York y asume el diseño de un templo dedicado al espíritu humano. Sin embargo, él desconoce que se trata de una trampa orquestada por Ellsworth M Toohey, columnista de The New York Banner, quien está en contra del estilo libre del arquitecto.

La obra en cuestión es un homenaje al ego de la humanidad e incluye una escultura de Dominique desnuda. Esto genera fuertes críticas por parte del público conservador y termina siendo demandado por el cliente, quien a su vez ha sido manipulado por Toohey.

Finalmente, aunque Dominique se coloca de su parte, Roark es acusado por su estilo irreverente y poco convencional, y termina perdiendo la demanda. Luego de esto, sorprendentemente, ella se convierte en una detractora más del trabajo del arquitecto.

El segundo juicio

Más adelante, Keating muestra un especial interés por las obras de Roark y le propone realizar el diseño de un codiciado proyecto. El protagonista del libro El manantial accede, siempre y cuando su nombre no sea dado a conocer y se mantengan todos los detalles de su diseño.

No obstante, cuando Roark regresa de un viaje se encuentra con una desagradable sorpresa: la obra está finalizada, pero Keating no cumplió su promesa. En este momento, el arquitecto, sin pensar en las consecuencias, decide volar los cimientos de la edificación.

El país entero reacciona ante el impulso de Roark, llevándolo nuevamente a juicio, tal y como lo podemos ver en el siguiente vídeo, el cual trata de esa parte de la película basada en el libro El manantial.

En un principio, Gail Wynand, dueño del periódico The New York Banner y amigo de Roark, lo defiende, pero pronto el nivel de ventas disminuye y éste se enfrenta a un dilema. Es así como Wynand traiciona su convicción y revierte su postura ante el estilo arquitectónico de su amigo.

Posteriormente, en el juicio, Roark convence al tribunal mediante un emotivo discurso sobre el ego y la importancia de los principios. Entonces el jurado lo declara inocente; a la vez que Wynand se da cuenta de su error; finalmente, cuando falta poco para que la gran obra que le fue encomendada por Wynand esté teminada, Roark se casa con Dominique.

Peater Keating

Keating estudió arquitectura con Howard Roark, pero él es completamente opuesto. En principio, carece totalmente de inteligencia y creatividad; además es codicioso y siempre antepone la riqueza a la moral.

Casualmente, a la misma vez que Roark se muda para Nueva York él también se traslada. Su primer trabajo en la ciudad lo lleva a cabo en la prestigiosa firma Françon & Heyer, de la cual pronto se hace socio gracias a su capacidad para halagar a sus superiores.

De igual manera, aunque Keating está comprometido con la sobrina de Ellsworth M Toohey, Catalina Halsey, al poco tiempo comienza a mostrar interés en Dominique, hija de Guy Françon y columnista de The New York Banner. Sin embargo, ésta no le corresponde porque acaba de conocer a Roark y, aunque al principio mantienen una lucha mutua, al final se involucra con él.

Más adelante, cuando Roark es llevado a su primer juicio, Keating testifica en su contra, afirmando que el mismo es un arquitecto ortodoxo. En ese mismo tiempo, Dominique, desilusionada por el funcionamiento de la sociedad, se une en matrimonio con él.

La vida amorosa de Keating

Sobre este particular, es importante mencionar que Keating acepta casarse con Dominique porque ello supone mayores beneficios para él, que su posible matrimonio con Catalina. Así, demuestra una vez más que la ambición y la codicia están en los primeros lugares de su lista de prioridades.

No obstante, hay que dejar claro que el verdadero amor de Keating es Catalina. De hecho, como muestra de ello, él rechaza la propuesta de ella para conocer a su tío, de quien pudiera beneficiarse directamente; por otra parte, desde el momento de su matrimonio con Dominique, él la convence para que ella diga y haga todo lo que él quiere en su beneficio. Sin embargo, la relación no dura mucho tiempo.

Luego de su divorcio, Keating comienza a cuestionarse y sintiéndose un fracasado convence a Ellsworth M Toohey para que lo ayude. Su intención es obtener la jugosa comisión que ofrece el proyecto relacionado con el complejo de viviendas Cortland.

Posteriormente, cuando Toohey accede, Keating, consciente del éxito de las obras de Roark, le pide ayuda a éste con el diseño del complejo. Al respecto, ambos arquitectos logran un acuerdo pero Keating lo incumple, ocasionando la molestia de Roark.

En definitiva, Keating no posee el valor necesario para defender ni sus creencias ni sus convicciones. Aunque a menudo siente remordimiento cuando reconoce que está actuando mal, no suele echarse para atrás, así eso signifique perder las cosas y las personas que él realmente valora.

Dominique Françon

Ella es la hija Guy Françon, dueño de la cantera donde en algún momento trabaja Roark. Es hermosa y apasionada, además es columnista en el periódico The New York Banner.

libro-el-manantial-5

Apenas Dominique conoce a Roark siente una intensa atracción hacia él, aunque ambos se resisten, finalmente se involucran de una forma salvaje y apasionada. No obstante, el protagonista del libro El manantial la abandona súbitamente para atender asuntos de trabajo.

Sin embargo, aún sin estar juntos, ella inspira la obra de Roark, pues el arquitecto realiza una hermosa escultura en su honor. La figura desnuda de Dominique reposa en un templo dedicado al espíritu humano, el cual Toohey le encargó a Roark de forma mal intencionada.

Más adelante, cuando el arquitecto debe enfrentarse a un juicio por causa del revuelo que causa el templo recién construido, Dominique habla a su favor. Aunque intenta ayudarlo, no es suficiente y él no resulta victorioso en la demanda.

Ese suceso cambia el rumbo de la vida de Dominique, quien se decepciona y se arroja a los brazos de Keating. Desde el primer momento, éste la convence de hacer y decir lo que él cree conveniente y ella no pone ninguna objeción.

Es así como Dominique se convierte en detractora de Roark y cómplice de Keating. Por otra parte, acepta acostarse con Gail Wynand, a cambio de que su esposo obtenga una grandiosa comisión por parte del dueño del periódico The New York Banner para el cual ella trabaja.

Tiempo después, por un acuerdo entre Wynand y Keating, Dominique se convierte en la esposa del editor. No obstante, su corazón le sigue perteneciendo a Roark, así que se ve obligada a aceptar la perspectiva del arquitecto y al final de la historia se casa con él.

Gail Wynand

Es dueño del periódico The New York Banner, aparte es rico, ambicioso y amante del poder. Ejerce importante influencia en la opinión pública, sobretodo en lo referente a la política.En algún momento, Wynand le paga a Keating para que se divorcie de Dominique, y ésta se convierte entonces en la esposa del editor. Dentro del entusiasmo de Wynad, contrata a Roark para que construya la casa donde ambos vivirán.

Sin conocer la historia amorosa que hubo entre su esposa y Roark, éstos se convierten en buenos amigos. De hecho, al principio cuando este último enfrenta su segundo juicio, el esposo de Dominique lo apoya y lo defiende.

No obstante cuando los intereses del periódico comienzan a verse afectados por el apoyo que le brinda a Roark, Wynand le da la espalda a sus convicciones y realiza una denuncia en contra del protagonista del libro El manantial.

Cuando el tribunal absuelve a Roark de los cargos que se le imputan durante este juicio, Wynad reflexiona y entiende el significado erróneo que hasta el momento le ha dado al poder. Entonces decide cerrar el periódico y le encarga a Roark un último diseño: construir un rascacielo en honor a la supremacia del individualismo.

De esta manera, la caída del imperio construido por Wynad conlleva la pérdida del periódico, de su esposa Dominique y de su amigo Roark. Al respecto, es importante mencionar que este personaje es capaz de redimir los antivalores presentes en su vida, tal y como también ocurre en el resumen de la resistencia de Ernesto Sabato.

Ellsworth M Toohey

Es columnista del periódico The New York Banner, especialista en la crítica del arte. Es un personaje villano y ansioso de obtener poder sobre las masas, el cual obtiene progresivamente gracias a la opinión pública que generan sus artículos; debido a la naturaleza mal intencionada de Toohey, él se fija como objetivo destruir la carrera de Roark, para lo cual idea un plan: organizar una campaña de difamación en contra del arquitecto.

De esta manera, convence a un influyente empresario para que contrate a Roark, quien deberá ejecutar un importante proyecto para él. Entonces, éste le encarga la construcción de un templo dedicado al espíritu humano, lo cual ocasiona un revuelo en la población conservadora y tradicionalista de la época.

Más adelante la comunidad ejerce presión y Roark enfrenta una segunda demanda. Lo cual satisface las oscuras intenciones de Toohey, relacionadas con su aversión hacia todo lo que se aleje de lo convencional .

Más tarde, Keating recurre a la influencia de Toohey para verse favorecido en la asignación de un proyecto sobre un importante complejo de viviendas. A su vez, Keating solicita la ayuda de Roark para ejecutar el diseño de la obra.

Este proyecto también culmina en un desastre debido la falta de palabra de Keating ante el compromiso adquirido con Roark, y el arquitecto es otra vez condenado por su estilo libre y su impulsiva actuación. Así que una vez más, Toohey se satisface de haber ejercido cierto poder sobre el nuevo ataque contra el pensamiento y la obra del protagonista del libro El manantial.

Conclusión

El libro El manantial hace alusión a temas que, en cualquier ámbito son capaces de generar polémica, tales como: el ego, el espíritu humano, la ambición, la necesidad de poder, el individualismo, los principios personales, entre otros. Sin embargo, la escritora Ayn Rand logra desarrollarlos con gran habilidad dentro de un escenario de fácil entendimiento para los lectores.

Por otra parte, en esta novela vemos con frecuencia cómo se enfrentan personajes completamente opuestos y, cómo al final, aquellos que poseen antivalores reflexionan. El aprendizaje más importante es que todos somos capaces de dejar de lado tanto el egoísmo, como las ansias de poder y la ambición desmedida.

(Visited 277 times, 1 visits today)

Deja un comentario