Mujeres Que Corren Con Lobos ¡Grandes Frases!

¡Ya lo dij0 Shakira con su canción! todas tienen una loba que se encuentra en el interior. Por ello, conoce todo lo que las frases del libro Las mujeres que corren con los lobos nos trae a la mesa sobre ese instinto femenino tan característico que en su mayoría es olvidado en la actualidad, a través de este articulo.

‘Mujeres que corren con lobos’ de Clarissa Pinkola Estés.

Mujeres Que Corren Con Lobos

Nos encontramos ante un profundo ensayo que invita a la reinterpretación de la experiencia de la mujer mediante los cuentos populares, el arte y la naturaleza para tomar contacto con ese lado salvaje que nos anima a madurar y a buscar libertad.

La doctora y especialista junguiana en Psicología Etnoclínica, Clarissa Pinkola Estés, ocupó más de veinte años en moldear esta interesante obra que nos nutre con sus más profundos saberes, combinando la tradición oral de los cuentos con una gran carga de simbología, con la intención de favorecer el crecimiento intrínseco de la mujer.

Bajo este prisma, no es sorpresa, que las frases del libro Las mujeres que corren con los lobos sean ley para aquellas “lobas” que buscan  un auto-descubrimiento que les permita conocer quienes son realmente y así probar su valía.

Bien lo dijo su autora, refiriéndose a que la mujer esta limitada por diversos patrones patriarcales. Por depredadores que nos han generado heridas emocionales esas que a veces, heredamos incluso de nuestros antepasados.

Nos asombra como en este ensayo se encuentra una verdadera guía, un mapa que nos permite capturar con cada pagina, los conocimientos necesarios para estar en contacto con esa mujer salvaje, sensual y afectiva que puede ser ella misma sin miedo a ser juzgada por los demás…

¿Qué Frases Podemos Resaltar de Las mujeres que corren con los lobos?

Las frases que contiene el libro Las mujeres que corren con los lobos nos proponen diferentes concepciones. La primera, que aun  con nuestra superficial vida sofisticada, seguimos siendo animales, criaturas salvajes. Mujeres que, de algún modo ansían a diario recuperar esa libertad ancestral para sentirse vitales, para encontrar su posición en este mundo cada vez mas opresivo y robótico.

La segunda, realmente importante y significativa, y de acuerdo con Clarissa Pinkola Estés, en lo profundo de cada fémina hay un potencial fuerte. En nuestro ser más íntimo se reservan un conjunto de instintos, de creatividad, de pasión y conocimiento atemporal que en ocasiones, que se nos ha perdido entre las bases y normativas de las sociedades actuales. Sin lugar a dudas una profunda reflexión que nos deja con ansias de ver que nos deparara su trayectoria.

Con todo esto dicho, pasemos a repasar seis frases, seis pequeños pero profundos fragmentos que nos invitarán a muchas más reflexiones.

1. Ser uno mismo

“Ser nosotros mismos hace que acabemos exilados por muchos otros. Sin embargo, cumplir con lo que otros quieren nos causa exiliarnos de nosotros mismos”.

Esta frase nos habla de la valentía de ser uno mismo en cualquier escenario, en cualquier contexto y sin importar ante quién estemos, siempre permaneciendo sinceros a nuestra identidad. Así, hemos de volver a lo primordial, hacia esa mujer conectada con su lado salvaje que no esta de acuerdo con lo implantado, de los cercos que intentan corromper su libertad, negando el crecimiento personal.

2. Alejarnos nos permite reencontrarnos

“Aunque el exilio no es algo que se desee por diversión, hay una ganancia inesperada en él: son muchos los regalos del exilio.  Saca la debilidad a golpes, hace desaparecer los plañidos, habilita la percepción interna aguda, acrecienta la intuición, otorga el poder de la observación penetrante…”.

El exilio, siempre a tenido connotaciones negativas, pese a ello actualmente implica ante todo, poder desprendernos de lo que nos es cotidiano para enfrentar la propia soledad, la incertidumbre y hasta lo extraño, nos habilita también en nuevas capacidades. Así como implica romper con viejos esquemas, con los condicionamientos de nuestra educación para trabajar nuestra auténtica personalidad.

El exilio es alejarnos de esa parte nuestra que esta apresada, para dejar que surja aquella fémina salvaje. Claramente, esto se convierte en una extraordinaria idea oculta en las cálidas paginas del libro Las mujeres que corren con los lobos.

Mujer y lobo

3. Los efectos de no amarse a uno mismo

“Nuestra hambre secreta por ser amados no es hermosa. Nuestro desuso y mal uso del amor no es hermoso. Nuestra falta de lealtad y devoción es poco amorosa, nuestro estado de separación del alma es feo, son verrugas psicológicas, insuficiencias y fantasías infantiles”.

En diferentes frases del libro Las mujeres que corren con los lobos, se busca comparar el comportamiento femenino con el de los lobos. Dentro de esta frase encontramos una critica que evoca y aclara que pese a tener conexión con nuestro lado salvaje no podemos simplemente dañar a los demás por el descontrol que genera reprimir nuestros deseos mas oscuros, debemos reconocer quienes somos y para quienes somos valiosos para no dañarlos por nuestra falta de estabilidad.

Los efectos de no amarnos a nosotros mismos son devastadores. El acto de intentar vivir de cara a ese exterior donde intentar ajustarnos a un modelo de mujer siempre artificial, plástica, homogénea y supeditada a los demás, nos lleva a la infelicidad y al desgarre de nuestra identidad.

Debemos por tanto observar la naturaleza como lo hicieron nuestras antecesoras, para así no cometer los mismos errores a futuro. Hay que ser capaces de redescubrir  nuestra importancia y esa energía que nos nutre y nos hace fuertes.

4. El auténtico amor

“El amor en su forma más plena es una serie de muertes y renacimientos. Soltamos una fase, un aspecto del amor, y entramos en otra fase. La pasión muere y es traída de regreso”.

Es curioso como el amor es conocido como la única fuerza que tiende a perdurar para siempre. En esta frase la autora nos menciona una realidad incomoda, el amor no es tan simple; se compone de diferentes uniones y rupturas que poco a poco va formando nuestro carácter.

Se puede recalcar que nada es más importante como cultivar el amor propio, lo sabemos. Sin embargo, más tarde aprendemos a dar lo mejor de nosotros mismos a los demás. Amamos para conformar una relación de pareja y aun así eso no quiere decir que todo vaya a salir completamente bien.

Asimismo, el amor es también esa fuerza que nutre durante la crianza. Nos transformamos en cada etapa de nuestras vidas en nuevas personas, a veces irreconocibles a lo que fuimos y a su vez, también transformamos a otros.

Es así como vamos de la pasión, a lo profundo, luego a una mayor madurez, ahí donde en ocasiones, tras una ruptura, surge un amor renovado y más intenso…

5. Tocar fondo

“La mejor tierra para sembrar y hacer crecer algo nuevo otra vez está en el fondo. En ese sentido, tocar fondo, aunque extremadamente doloroso, es también el terreno de siembra”.

¿Puede haber algo peor que el miedo a tocar fondo? En el medio audiovisual, escrito incluso en nuestro al rededor, nuestros familiares temen con fuerza a la caída, nadie ve o quiere reconocer que es justo en ese instante, justo cuando tocas el fondo del pozo que puedes verdaderamente ver en que fallaste, los errores que te frenaron poco a poco hasta caer y de esa forma soltar esas piedras y trazar un camino mejor, uno mas cómodo y funcional… Del error vienen las más grandes obras.

Esta es sin duda una de las frases del libro Las mujeres que corren con los lobos más maravillosas y que invita a una reflexión que pese a no ser sencilla, es necesaria para nuestro crecimiento y conexión con ese lado animal que permanece reprimido y solo ve la luz en esos momentos de incertidumbre.

6. El auténtico crecimiento

“Si vivimos como respiramos, tomando y soltando, no podremos equivocarnos”.

Un camino sin retorno, así se conoce a la vida. Somos seres que poco a poco vamos aprendiendo sobre la marcha y que pese a los errores que podamos cometer debemos asimilarlos y avanzar. Esta frase no quiere decir que nunca nos vamos a equivocar sino que si tomamos esos pequeños tropiezos como lo que son… experiencias, podremos avanzar de forma integra.

A su vez, no podemos olvidar que nuestra vivencia es cíclica. Recordemos que para sobrevivir hay que integrarse a las modificaciones, y para ellos hay que poner de nuestra parte.

Finalmente, lo plasmado en Las mujeres que corren con los lobos son una pequeña pero concisa muestra de aquellos antiguos aprendizajes, reflexiones, cuentos y culturas y demás grandezas que nos ayuden a seguir creciendo.

“La loba, la vieja, la Que Sabe, está dentro de nosotras. Florece en la más profunda psique del alma de las mujeres, la antigua y vital Mujer Salvaje. Ella describe su hogar como ese lugar en el tiempo donde el espíritu de las mujeres y el espíritu de los lobos hacen contacto. Es el punto donde el Yo y el Tú se besan, el lugar donde las mujeres corren con los lobos (…)”.

-Clarissa Pinkola-

Ahora bien, si te gustó este articulo, te invitamos a ingresar al tema  Libros Espirituales, contiene una gran variedad de lecturas que también pueden llegar a ilustrar mucho más sobre el amor propio y la introspección.

 

(Visited 36 times, 1 visits today)

Deja un comentario