Resumen de Juan Salvador Gaviota

Con el resumen de Juan Salvador Gaviota, te mostramos una novela basada en la búsqueda de la libertad. Consta de tres partes, de las cuales hablaremos detalladamente en el siguiente artículo, te invitamos a que continúes leyendo para que conozcas más sobre este fabuloso relato.

resumen-de-juan-salvador-gaviota
Gaviota en libertad

Resumen de Juan Salvador Gaviota: Introducción

Fue creado en el año 1970 por el famoso autor norteamericano Richard Bach. El autor se graduó en la universidad de California como especialista en aeronaves y locaciones productoras de energía.

Para el año 1952 trabajaba como piloto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, además, comenzó su labor en varias revistas, en las cuales escribía artículos con temas relacionados a la aviación. A pesar de que la literatura no era su principal especialidad, logró adquirir por su esfuerzo y dedicación una gran cantidad de premios.

Esta gran novela ganó el premio Nene en 1970; también desde su creación hasta actualidad, forma parte importante en la educación de los jóvenes adolescentes. Incluso existe una película que luego de ciertas discrepancias se pudo filmar exitosamente.

A continuación se presenta un resumen de las tres partes del relato, tomando en cuenta los aspectos a destacar de la misma.

Primera parte

La primera parte del resumen de Juan Salvador Gaviota está conformada por cuatro capítulos, los cuales explicaremos con todos sus detalles importantes, a continuación:

Resumen de Juan Salvador Gaviota: Capítulo I

Juan Salvador era una gaviota reservada y retirada de todos. Iniciaba un día más con un especial sol alumbrante, mostrando su reflejo en el mar; sus semejantes acuden en masa a buscar su comida, mientras Juan se encuentra a más de 20 metros de altura, intentando conservar la firmeza de sus alas, el vuelo era sereno.

Sin embargo, no encontró la forma de estabilizarse en el aire, se concentró para no caer, se esforzó lo más que pudo, vamos… un poco más… Pero finalmente, cayó.

Las gaviotas no tienen permitido frenarse o rendirse, cuando ocurría esto era señal de demostrar poca valentía ante las demás, en los planes de Juan Salvador no estaba rendirse y darse por vencido. Decide nuevamente emprender su vuelo, con las alas recuperándose aún, haciendo repetidas pausas en el vuelo.

Este animal no era como los demás, quería demostrar que si podía lograr por sí mismo volar a cualquier lugar; para la mayoría de la bandada no era importante el desplegar sus alas, si no poder dirigirse al lugar en donde encontraban la comida día día.

A Juan Salvador lo apasionaba volar, más allá de verlo como el método por el que obtenía su comida, era algo que deseaba hacer y demostraba un gran deseo de aprender, más que las simples reglas básicas del viajar a la playa y regresar con el alimento.

Los padres de Juan Salvador

Los padres de esta gaviota vivieron una desilusión, cuando observaron a Juan Salvador realizar vuelos a una altura que consideraban baja. Sin embargo, esto no fue impedimento para él y diariamente continuaba haciendo con esfuerzo su vuelo mientras experimentaba y encontraba nuevas formas para volar.

Cuando hacía estos viajes le surgían dudas sobre ¿Por qué su vuelo no culminaba como el de las demás con el característico chapuzón cuando tocan el mar con las patas? Por el contrario, su cuerpo dejaba una fina estela y plana cuando rozaba el mar.

Su madre cada vez que veía estos actos se preguntaba ¿Por qué su hijo no era como toda la bandada? Recalcaba que por no comer, solo era huesos y plumas, necesitaba alimentarse.

No obstante, para esta gaviota alimentarse no era esencial, solo deseaba conocer de lo que era capaz de hacer mientras volaba. Su padre muy preocupado también, conversa con él, lo aconseja y le advierte que la época de invierno está por llegar, por lo que debe comportarse como las demás gaviotas.

Durante varios días intentó ser como las demás; comiendo pan y uno que otro pez, pero no se sentía cómodo con esto. Decide seguir con probando su experiencia, aumentando cada vez más la velocidad; en ocasiones a pesar de sus grandes prácticas igualmente perdía el control en la velocidad.

resumen-de-juan-salvador-gaviota-3

Capítulo II: Sorprendente accidente de Juan Salvador

Como resultado de esto Juan Salvador sufre un accidente, se estrella contra el mar duro y profundo. Cuando despierta y se da cuenta de lo sucedido, es de noche y solo está la luz de la luna, observa lo mal que se encontraba, por lo que decide dejarse llevar hasta el fondo y así terminar todo.

Mientras flotaba en el océano, una voz en su interior le decía que si no podía volar a alta velocidad era porque no estaba preparado para eso, que sus padres tenían razón en todo lo que le decían, era una gaviota común y corriente como las demás.

Una vez retoma su vuelo a 30 metros, se da cuenta que está volando en la oscuridad, con tan solo la luz de la luna y que no necesita más que sus alas pequeñas para hacer lo que realmente ama y le apasiona.

Aumenta su velocidad hasta los 180 kilómetros por hora, cada vez volando más rápido y se olvida de las promesas que había hecho de ser una gaviota común.

En la mañana Juan Salvador se encuentra nuevamente haciendo sus prácticas, con la sorpresa de que ya controlaba su miedo y el vuelo hacia abajo lo hacía de hasta 300 kilómetros por hora. Sabía que un accidente a esa velocidad sería su fin, decide cerrar los ojos y dejar que todo funcionara como lo esperaba.

Capitulo III

Estaba triunfando había logrado lo que tanto deseaba y amaba, al llegar a donde se encontraba la bandada era de noche, estaba muy cansado, sin embargo, muy feliz de todo lo que había logrado y seguro de todo lo que podían lograr tanto él como las demás gaviotas.

La gaviota mayor le da instrucciones para que se coloque en el centro de todos, esto significa dos cosas que una gran vergüenza o un gran honor, pensando lo mejor de la situación Juan Salvador convencido de que lo van a felicitar toma el lugar que le indican.

Para mala suerte de él, no fue una felicitación lo que recibió, era una vergüenza para todos por arriesgar tanto y ser irresponsable; al verse en esta situación sus rodillas temblaban y los oídos le zumbaban, no creía posible lo que estaba sucediendo.

Además, de lo apenado que se sentía, esto quería decir que lo expulsarían de la sociedad de las gaviotas por incumplir las normas establecidas. Una vez más Juan Salvador demuestra su valentía y seguridad ante lo que le apasionaba y decide hablar para defenderse.

¡Ya podemos ser libres! tenemos más de una razón para vivir, para aprender y descubrir lo que nos apasiona; deseaba que las demás gaviotas lo apoyarán y así romper con las reglas establecidas antiguamente.

Antes de continuar, te invitamos a acceder a otra maravillosa historia, Resumen de El Ángel número 12, a través del enlace que te dejamos.

El solitario Juan Salvador Gaviota: Capitulo IV

Pasó días muy solo, mientras realizaba vuelos de larga duración, su única preocupación no era estar solo, si no que los demás no creyeran en lo que les decía.

Como tenia mucho tiempo para experimentar, aprendió a dormir en el aire, volaba a través de la niebla, además, aprendió una nueva estrategia de velocidad que le permitía adquirir alimentos o peces que se encontraban hasta tres bajo de la superficie del mar.

Juan Salvador no se rindió y seguía con sus vuelos de alta velocidad, aprendiendo nuevas estrategias, todo lo que quería enseñarle a su bandada lo estaba poniendo en practica para él mismo.

Una vez llegada la noche se acercan dos gaviotas a Juan Salvador, eran puras y su resplandor era suave y amistoso. Juan no espera y decide ponerlas a prueba, para su sorpresa realizaban los mismos vuelos a alta velocidad que él.

Juan sorprendido pregunta ¿Quiénes son ustedes? a lo que ellas responden: somos tu bandada, tus hermanos, venimos a buscarte y llevarte más arriba de lo que crees que llegas.

Resumen de Juan Salvador Gaviota: Segunda parte

Esta parte esta estructura en 3 capítulos, los cuales son capitulo V, VI y VII.

Capitulo V

Juan no lo podía creer, realmente estaba entrando al cielo, su cuerpo era de gaviota pero se sentía diferente y ya volaba mejor que antes, alcanzaba velocidades que antes ni imaginaba y estaba feliz, era indescriptible su emoción.

De un momento a otro las dos gaviotas que lo acompañaban, desaparecieron por completo, se acercaba a la tierra y al mismo tiempo unas doce gaviotas le daban la bienvenida a casa o así lo sintió él. Decide aterrizar en la arena al igual que esa bandada, sin embargo, el cansancio de Juan era tal que se durmió enseguida.

En los siguientes días se dio cuenta que estaba en el lugar correcto; existían gaviotas con las mismas ganas de volar y aprender cosas nuevas. Para ellas era más importante volar y hacer lo que las apasionaba que seguir unas reglas.

Su instructor lo apoyo tanto que le recordaba a menudo que era una gaviota única. Debido a que aprendió estrategias y métodos de vuelo de una forma muy rápida y sobre todo recordando siempre de donde había nacido todo.

Juan Salvador decide conversar con la gaviota Mayor que para su edad, debía estar con menos fortaleza que los más jóvenes. El mismo le comenta que no existe un verdadero número de velocidad para ser perfecto; solo se trata de disfrutar y gozar del momento que estés viviendo.

Capítulo VI

Como siempre, Juan Salvador quería superar todas sus expectativas y probar cosas nuevas, le pide a Chiang ( la gaviota Mayor ), si puede enseñarle todo lo que sabe.

El secreto para esta enseñanza era saber que vivía de su propia naturaleza; que el cielo no era un tiempo, ni kilómetros. Era todo lo que el quería sentir en ese momento y en cualquier lugar.

Luego de días de práctica, finalmente Juan se concentra y logra moverse de sitio con todos los consejos de Chiang. Se encontraban ambos en una playa distinta, con dos soles y los árboles se encontraban en la orilla del mar.

Habían salido del planeta tierra y ni el Mayor podía creerlo, en todos sus años de vida ninguna gaviota había demostrado tantas ganas de aprender y con poco miedo, como lo hizo Juan.

Inmediatamente toda la bandada felicitó a Juan, luego de esto, Chiang le comenta a Juan que ya pueden trabajar con el tiempo para que logre hacer viajes del pasado al futuro y viceversa.

Después de aprender esto, ya se encontraría en el punto más alto, entendería la bondad y el amor. Con mucha dedicación a lo largo de todo un mes, Juan iba aprendiendo con rapidez.

Sin pensarlo, llegó el día en el cual Chiang dejaría de existir, a medida que iba alentándolas a seguir adelante, sus plumas se iban haciendo más brillantes, a tal punto de que ninguna gaviota pudo seguir viéndolo. Lo último que dijo fue ” sigue trabajando en el amor” refiriéndose a Juan Salvador.

Capítulo VII

Con el transcurso de los días Juan pensaba en la tierra de donde provenía y si existía otra gaviota que se sintiera como él. Tenía todas las cualidades para ser un instructor, la forma para compartir el amor del que tanto le hablaba Chiang, era compartiendo las cosas que veía y aprendía cada día.

Juan cumplió con sus dotes de instructor, sin embargo, sentía la necesidad de regresar a la tierra y encontrar alguna gaviota solitaria. Mientras volaba pensaba que ya no era una simple gaviota como otras; había obtenido la libertad y el vuelo que tanto deseó alguna vez de su vida sobre la tierra.

Pedro Pablo gaviota, era muy pequeño pero con un pensamiento seguro y con deseos de aprender cada vez más, su deseo también era conocer más allá que volar solo para alimentarse.

Al lado de su ala se encuentra volando una gaviota resplandeciente, sin mover una pluma y sin mayor esfuerzo, le pregunta ¿Quieres volar?, a lo que pedro inmediatamente responde ¡Sí!.

Antes de comenzar a volar le hace prometer que regresará a la bandada para ayudarlos y enseñarles la valiosa lección que aprendería el día de hoy.

resumen-de-juan-salvador-gaviota
Pedro y Juan Gaviota

Resumen de Juan Salvados Gaviota: Tercera y última parte

Juan era el instructor de Pedro en ese momento; lo observaba, su habilidad era buena, fuerte, muy rápido y su disposición de aprender a volar era inimaginable. Pedro no se sentía en las óptimas condiciones para llegar al nivel de Juan, por lo que decidió decirle que no lo iba a lograr y que perdía su tiempo con él.

Sin embargo, Juan nunca dejó de apoyarlo y animarlo. Después de un tiempo, Juan Salvador era instructor de seis gaviotas más, las mismas separadas de sus bandadas por pensar y tener deseos ”diferentes” a los de las reglas.

Capítulo IX

Solo un mes después de todos los entrenamientos, Juan decide que es hora de que sus alumnos regresen a sus bandadas; estaba muy seguro de que eran gaviotas libres de hacer lo que quisieran.

Todos los aprendices con miedo de ir a sus antiguos hogares, deciden hacerle caso a su instructor y comienzan el respectivo vuelo. Al acercarse algunas gaviotas jóvenes de las bandadas, no pueden creer lo que ven ¡Son exilados que están regresando a casa!

Por otro lado, se encontraba Juan, animando a sus alumnos sugiriendo y presionando a cada uno para que realizaran vuelos a una pequeña velocidad.

Capítulo X

Luego de un mes después del regreso, una gaviota de la bandada se dirige a los exiliados con el deseo de que le enseñarán a volar. Pedro formaba parte también de los instructores con mayor capacidad, Juan con sus grandes deseos le enseñó absolutamente todo lo que Chiang, le había aconsejado.

Capítulo XI

Una gran multitud de gaviotas rodeaban a Pedro y a Juan, conmocionados porque Pedro después del vuelo tan impresionante que había realizado aún estaba vivo.

Juan Salvador gaviota se encargó de hacerle saber a Pedro que ya no lo necesitaba, y había cumplido con todos los objetivos, ya Pedro estaba altamente capacitado para seguir con el legado.

Por último, Juan le dice a Pedro ”No creas lo que tus ojos te dicen”, estos te crean barreras y que tu eres capaz de sobrepasar. Una vez dicho esto, el resplandor de Juan Gaviota desapareció en el aire.

Final del resumen de  Juan Salvador Gaviota: Capítulo XII

Al pasar el tiempo, Pedro contaba con un nuevo grupo de jóvenes que deseaban aprender a volar como lo hacía él. Era el hijo de la Gran Gaviota, por lo tanto, era el mejor instructor que podían tener para ese momento; Pedro recordaba siempre las palabras de Juan ” no hay límites” y así enseñaba a sus alumnos.

Con el resumen de Juan Salvador gaviota podemos darnos cuenta de que nada es imposible en esta vida, siempre que te propongas una meta puedes alcanzar.  Recuerda que somos libres de elegir lo que queremos y deseamos hacer.

Si te gustó este artículo te invitamos a leer otras obras literarias interesantes, como Resumen de El vuelo de los cóndores completo.

https://www.youtube.com/watch?v=h3Mqzcs1CQQ

(Visited 14.557 times, 1 visits today)

Deja un comentario