El sí de las niñas de Leandro Fernández de Moratín

El sí de las niñas, es una obra realizada por Leandro Fernández de Moratín. Se basa en una comedia bajo elementos propios de la prosa y se compone por tres actos. La obra a pesar de su éxito, fue prohibida en tiempos de Inquisición.

El-sí-de-las-niñas-2

El sí de las niñas

El sí de las niñas fue representada por primera vez en el teatro de la Cruz en Madrid, España, para el 24 de enero del año de 1806. El escritor de la obra fue Leandro Fernández de Moratín. Se personificó hasta llegar a la cuaresma en esa fecha.

La obra se clasifica bajo las comedias en forma de prosa y cuenta con una estructura que posee tres actos. Es importante mencionar que debido a su contenido llegó a ser prohibida por la Inquisición.

Podría considerarse que El sí de las niñas fue una de las obras maestras orquestadas por este autor, puesto que el público de origen español la recibió con notable receptividad. Inclusive su dramatización desde que fue estrenada tuvo la oportunidad de ser efectuada veinte y seis días sin descanso hasta llegar a la cuaresma. Que como era común para ese entonces los teatros debían cerrar.

Es importante mencionar que El sí de las niñas para sus inicios ya había comenzado a ser representada por importantes cómicos pertenecientes a las provincias españolas. De igual forma se contaba con un grupo de cultos personajes en Zaragoza, que buscaban realizar la obra en teatros particulares.

Se debe mencionar que en Madrid se efectuaron cuatro ediciones, propias de El sí de las niñas, todas estas realizadas para el año de 1806. Todas estas representaciones se realizaron puesto el público pedía constantemente que la historia fuese presentada en teatro.

Inician las dificultades

El éxito arrasador de El sí de las niñas, provocó que personas influyentes dentro de la sociedad de esa época, comenzaran a ver defectos que permitieran su prohibición. Puesto para ese entonces, celebraciones basadas en elementos ajenos a aspectos religiosos no eran bien vistos.

Es tras esto que desvalorizaron la importante influencia de aquellos que desarrollan el arte de la comedia. Esto se debe principalmente a que en la obra se presentaban elementos propios de los errores y vicios que simbolizaban a la alta sociedad de la época. Demostrando elementos que se basaban en los intereses propios de los mismos.

La importante recesión de la obra provocó que los críticos no tuvieran grandes oportunidades para escribir rasgos negativos de la historia. Sin embargo, si existieron advertencias y a su vez observaciones basadas en los elementos propios de El sí de las niñas. Conoce un poco más de literatura con el artículo La Gaviota

Tras esto, aquellos que estaban decididos a doblegar elementos propios de la ilustración, concentrándose en que la población viviera bajo la ignorancia, provocó que la obra fuese prohibida. Lo que trajo consigo una gran suma de delaciones efectuadas en los tribunales de la Inquisición.

Inclusive, es importante mencionar que resalta entre los muchos que participaron en esta situación, un ministro que tenía la labor de encaminar el desarrollo de los estudios de la lengua. Puesto indicó que el autor había arruinado su vida como escritor tras realizar y a su vez publicar El sí de las niñas. Esto se debe a que lo catalogó como un personaje que no acataba las leyes de Dios y por tanto debía recibir un gran castigo.

Negación a la evolución

Todos los obstáculos que tuvieron como resultado la prohibición de la obra en tiempos de Inquisición. No era más que un intento de que la evolución y a su vez progreso cultural en España no se ejecutara.

Puesto que todos aquellos que desarrollaban obras cultas podían traer consigo el descubrimiento de verdades ocultas que no permitían que la literatura y las artes fueran fomentadas. Dejando atrás de esta forma la ignorancia del pueblo. Resultado que no le convenía a los altos mandos españoles.

El-sí-de-las-niñas-3

Participantes de la obra

Es importante tener presente que a pesar de las amenazas los actores que formaron parte de esta obra, buscaron acreditar la historia. Dejando atrás los obstáculos, brindado al público la importancia de El sí de las niñas.

Además de ello, se debe destacar que los actores que personificaron a Doña Irene, Doña Francisca y Don Diego, efectuaron su trabajo de una forma tal que merecieron un mayor reconocimiento.

Los actores que representaron a los personajes antes nombrados son María Ribera, que representó a su personaje con total naturalidad, subrayando la gracia propia de a quien interpretaba. De igual forma Josefa Virg, se desenvolvió notablemente bien, así como Andrés Prieto.

Todo esto resalta además pues, el autor logró conseguir no solo a actores talentosos en su trabajo, también contaba con personas que poseían  un gran intelecto y a su vez estaban dispuestos a esparcir la importancia de culturizar a un pueblo.

Estreno y reacciones

El autor de El sí de las niñas, Leandro Fernández de Moratín, escribió esta obra en el año de 1801. Fue la primera obra que realizó posterior a La comedia nueva, El barón y La mojigata, las cuales fueron estrenadas posteriores a El sí de las niñas.

El desarrollo para lograr su estreno, fue algo tardío. Puesto se dedicó a ejecutarla minuciosamente, para de esta forma, tener la oportunidad de realizar su publicación de manera concreta y rotunda.

El-sí-de-las-niñas-4

Es importante tener en cuenta que El sí de las niñas inició sus ensayos para el primer mes del año 1806, en las instalaciones del Teatro de la Cruz. Tras una exhaustiva preparación logra visualizarse al público para el 24 de ese mismo mes.

Se debe destacar que esta obra no solamente fue exitosa gracias al público. Puesto se considera la obra con mayor aceptación en sus tiempos. Lo que la lleva a  catalogase por expertos como el mayor éxito teatral de todo ese siglo.

La obra tuvo la oportunidad de estar bajo representación sin descanso durante veinte y seis días. Según datos tuvo la procedencia de atraer alrededor de 37.000 espectadores. Lo que es notablemente resaltante, puesto que para la época esa era la cuarta parte de la población adulta que había en Madrid.

El autor

El éxito rotundo de la obra trajo consigo el abandono total de escena de Leandro Fernández de Moratín. Resaltando que en los únicos escritos que participó el autor posterior a El sí de las niñas fueron las adaptaciones de unas obras del francés Moliére llamada La Escuela de los Maridos y El Médico a Palos.

A pesar de las acciones tomadas por Fernández de Moratín, El Sí de las Niñas, aun provocaba sentimientos de odio, contrarrestados por otros de frenesí. Esto se debe a que la obra cuenta con elementos que le ofrece a sus espectadores la importancia de la ilustración. Además resalta que las autoridades debían comenzar a actuar bajo aspectos racionalistas. Todo en busca del desarrollo de una mejor sociedad.

Es importante mencionar que para 1815, tras el restablecimiento del poder del rey Fernando VII, la Inquisición también logra prohibir La Mojigata, pues según sus criterios contaba con elementos impropios.

Se debe mencionar que la prohibición de las obras de Fernández de Moratín se volvió a generar para 1823. Es tras esto que el público español no tuvo la oportunidad de presenciar las obras maestras del autor por veinte años.

Tras el levantamiento de la prohibición de sus obras, logró volver a estrenarse para 1838. Sin embargo, se sometió a modificaciones, producto a la censura propia de la época.

Resumen de El Sí de las Niñas

La historia inicia con el personaje de Doña Francisca, quien es una chica que para inicios de la obra cuenta con 16 año y al finalizar 17. Entre los rasgos de la chica, resalta que la educaron en un convento y además de ello, la comprometen en matrimonio con Don Diego, quien  cuenta con 59 años.

El compromiso se lleva a cabo, tras el deseo de su madre Doña Irene, de que su hija se case con un buen partido. Sin embargo, la problemática de la historia se genera, pues a pesar de los deseos de Doña Irina, Doña Francisca, se encuentra totalmente enamorada de un soldado llamado Don Carlos.

Tras esta situación amorosa la doméstica de Doña Francisca, quien se llama Rita, decide ayudar a su patrona. Pues desea verla feliz junto a Don Carlos. Lo que los lleva a realizar diversas acciones que traen como resultado la anulación del matrimonio.

Es importante mencionar que  a pesar de no quererlo Doña Francisca se siente obligada a estar con Don Diego, puesto no desea desobedecer las exigencias de su amada madre Doña Irene.

Lo hermoso de esta obra, es que al finalizar, el amor verdadero triunfa por sobre todas las cosas. Dejando de lado, cualquier aspecto fuera de los sentimientos verdaderos.

Características de la historia

El sí de las niñas, resalta porque se efectuó por un autor que tendía a manejarse bajo los elementos de la Ilustración, por tanto las características de la historia se enfocan en estas  creencias.

Aquellos que se consideraban pensadores de la Ilustración, no se encontraban de acuerdo con los matrimonios por conveniencia. Con mayor repudio los realizados entre jóvenes muchachas con hombres mayores. Los elementos primordiales que los hacían objetar de esta situación era en relación a los elementos morales. Estos compromisos estaban totalmente alejados del amor. El cual debe ser el sentimiento primordial para ejecutar una unión de pareja.

Otro aspecto de importancia, es que muchas veces estas uniones no colaboran con el crecimiento demográfico. Esto se debe a que en la mayoría de los casos, no cuentan con descendencia por la avanzada edad del hombre. El tema se ve ejemplificado en Doña Irene, quien se casó con hombres mayores y tuvo 22 hijos pero solo uno tuvo la suficiente fuerza para sobrevivir.

 Antecedentes

Personajes como André Vézinet, consideró que Fernández de Moeatín se vio inspirado en la obra de Moliére L`ecole des femmes. Sin embargo José Francisco Gatti, fue quien descubrió que la inspiración del autor de El Sí de las Niñas fue L`ecole des méres de Marivaux.

De igual forma, fue comparada con la realizada por Ramón de la Cruz llamada El viejo Burlado. Sin embargo, a pesar de sus inspiraciones, El Sí de las Niñas es completamente original.

Personajes

Esta historia, no cuenta con una gran cantidad de personajes, puesto la situación y a su vez lapso en el que acontece es muy pequeño. Los personajes son los siguientes:

Don Carlos

Este personaje es sobrino de Don Diego. Resalta por rasgos como su valor con el que se desenvuelve en la batalla y la timidez ante las exigencias de su tío. Además de ello, se considera un hombre con una gran pasión y valentía, capaz de luchar por un amor.

Es importante mencionar que Doña Francisca, al inicio lo conoce como Don Félix, puesto en su primer encuentro el muchacho se presenta con ese nombre.

Doña Francisca o Paquita

Es una muchacha que resguarda sus sentimientos debido a su notable educación. Además cuenta con un valioso compromiso de cumplir con los deseos de su madre. Esto la lleva a arriesgar el amor que siente por Don Carlos, dispuesta a casarse con el tío. Otra historia que puedes leer y que te cautivará es Barba Azul, un cuento de hadas.

Don Diego

Es un hombre que cuenta con 59 años, además de ser el prometido de Doña Francisca, es el tío de Don Carlos. Se debe considerar de importancia, puesto su existencia, es el motivo por el que ocurre esta lucha por el amor correspondido.

Se debe mencionar que Don Diego es quien protagoniza la obra y a su vez es la representación de la razón. Es un hombre de visible nobleza y bondad.

Doña Irene

Madre de Doña Francisca, se desarrolla como un personaje autoritario, propio de los padres de la época en que se realizó la historia. Es quien le exige a su hija que se debe casar con un hombre adinerado como Don Diego, sin preocuparle siquiera como será con su hija. Puesto es una mujer egoísta e interesada que no le importa la felicidad de Doña Francisca.

Rita

Ella es la domestica de Doña Francisca y es quien la auxilio siempre con la relación romántica con Don Carlos. Puesto cree que el amor que siente se corresponde y simplemente por eso tiene la posibilidad de triunfar ante todo.

Simón

Se desempeña como el servidor de Don Diego.

 Calamocha

Es el servidor de Don Carlos y se le gusta Rita, es por esta razón que trata de conquistarla. No dejes de leer Metamorfosis de Ovidio

Valores

Uno de los elementos más destacados de Fernández de Moratín con esta obra es que todos los personajes desempeñan elementos individualizados de forma equilibrada. Sin embargo, es Doña Irene quien representa los defectos más grandes en la obra, pues es una mujer ignorante y egoísta que no le importa la felicidad de su hija.

Como contraparte se encuentran Don Diego y Don Carlos, quienes destacan por su bondad y amabilidad.

(Visited 590 times, 1 visits today)

Deja un comentario